• Nuevo

Keysafe® M

$99.99

Protector contra clonación llaves de presencia y chip Con este protector evitaras que te abran tu coche con sistema de llave de presencia o de chip ya que los ladrones no podran clonarte el código de tu llave, funciona tambien para tarjetas de crédito

Color
Cantidad

  • Paga en OXXO o BBVA : 4152-3435-3225-5671 | 4152-3135-4380-3782 |4152-3135-7503-1880 Paga en OXXO o BBVA : 4152-3435-3225-5671 | 4152-3135-4380-3782 |4152-3135-7503-1880
  • Mandanos el ticket por WhatsApp:55 7805 30 79 junto a tus datos completos de envio Mandanos el ticket por WhatsApp:55 7805 30 79 junto a tus datos completos de envio
  • Enviamos tu producto por mensajería DHL Enviamos tu producto por mensajería DHL
PayPal

FUENTE:https://www.autocasion.com/actualidad/reportajes/aumentan-los-robos-de-coches-con-llaves-inteligentes

Se suponía que los modernos sistemas anti-robo de los coches debían mejorar la seguridad de éstos, pero los ladrones han encontrado la forma de vulnerar este tipo de dispositivos. Ahora es más fácil robar un coche con una llave inteligente que con la clásica de toda la vida. Te damos unos consejos para evitar que te roben el coche.

Al igual que sucedió cuando aparecieron los primeros cuentakilómetros digitales, que parecían más difíciles de trucar que los mecánicos y acabaron siendo “pan comido” con un sencillo equipo electrónico, las modernas llaves inteligentes están siendo puestas en duda en la actualidad y hay varios vídeos en internet en los que se ve cómo abren y ponen en marcha un coche sin la menor violencia, en pocos minutos y con un simple ordenador portátil.

Desde hace años se han integrado transpondedores en las llaves de los coches. Se trata de un pequeño circuito electrónico que emite una señal con un código. Aunque alguien haga una copia del espadín de la llave, podrá meterla en la cerradura y la llave girará, pero, si el coche no detecta que el código de esa llave es el mismo que el que él tiene registrado en su unidad de mando, no permitirá que el coche arranque.

El problema es que el fabricante del coche sabe que estos sistemas tienen averías, de modo que está obligado a instalar un conector en el el vehículo para poder enchufar a él una máquina de diagnosis y detectar la avería y solucionarla, o para, si hemos perdido las llaves, poder hacer unas nuevas y meter un nuevo código en las mismas.

Aunque cada coche tiene su protocolo informático de acceso, no deja de ser eso, un código, y cualquiera con los conocimientos necesarios puede crear un programa que se salte esta barrera.

Lo que hacen los ladrones (antes los muy profesionales, pero ahora es una tecnología más o menos al alcance de cualquiera) es llevar una llave con un código determinado, abrir el coche para conectar un ordenador a la toma de diagnosis del vehículo (denominada OBD2, On Board Diagnosis) y decirle al sistema anti-robo que su nuevo código es el de su llave. Ya pueden poner el coche en marcha y salir con él. Es un proceso que apenas les lleva dos minutos.

Sin embargo, hay otro sistema en la actualidad que es todavía mucho más vulnerable: se trata del conocido por la mayoría de las marcas como “llave inteligente“. Resultan muy cómodas para el usuario, porque no necesita sacarlas del bolsillo. El coche detecta nuestra presencia y, al acercarnos a él, libera el bloqueo de las puertas; una vez dentro, basta con pulsar un botón para poner el coche en marcha y salir con él.

Este sistema funciona por radiofrecuencia. La llave emite una señal bastante débil y de corto alcance. En cuanto nos alejamos del coche, éste se cierra automáticamente. Aquí los ladrones tienen dos formas de robarnos el coche.

La primera de ellas es utilizando un inhibidor de frecuencias. Normalmente nos van a estar siguiendo sin que nos demos cuenta. Suelen actuar en centros comerciales, parkings públicos, etc. Ven un coche que les interesa buscando aparcamiento, lo siguen y, cuando el dueño lo aparca y se va, inhiben la señal de su llave inteligente, impidiendo que las puertas se cierren automáticamente. En cuanto el propietario pierde de vista su coche (que cree que está cerrado), se meten en él, lo ponen en marcha con un equipo electrónico y se lo llevan.

La segunda es más reciente y está siendo bastante frecuente en la actualidad. Como decía antes, este tipo de llaves emiten una señal de radiofrecuencia de muy corto alcance, apenas un metro. A más distancia, el coche no detecta esa señal y permanece bloqueado. Lo que hacen los ladrones es aumentar el alcance de la señal que emite la llave. Imagínate que dejas el coche en tu garaje y subes en el ascensor a tu casa que está a 20 metros. Dejas las llaves en un cajón y crees que el coche está seguro. Mediante estos amplificadores y repetidores de señal, los ladrones hacen que el coche reciba la señal que emite la llave a esa distancia, el coche se abre y bastará con que pulsen el botón de arranque para llevárselo. Si el coche se les apaga por el camino, tienen un problema, porque estarán demasiado lejos de tu llave, pero, mientras esté encendido, aunque no reciba señal de la llave, no se apagará. Una vez en un lugar discreto que conozcan, podrán entrar en la red can-bus del coche y generar un nuevo código para una nueva llave que ellos tendrán.

32889637506
10000 Artículos